BIENVENIDA - WELCOME

Hola, bienvenid@ a mi blog. Aquí encontrarás algunos datos sobre mi trayectoria, mis libros, algunos poemas, crónicas, relatos, reseñas, entrevistas, fotografías, vídeos y también enlaces a mis páginas favoritas. Disfruta del recorrido y gracias por acompañarme.

Hello, welcome to my blog. Here you'll find some details about my books, some poems, short articles, short stories, reviews, interviews, photographs, videos and also links to my favourite pages. Enjoy the ride and thanks for sharing this space with me. (Please note that in the different pages I have stuff in Spanish and English. You can also check out the "Entries in English").

Silvia Cuevas-Morales

jueves, 17 de junio de 2010

¿QUIÉN VIGILA AL VIGILANTE? REDADAS RACISTAS EN LAVAPIÉS

¿Hasta cuándo debemos seguir soportando que nos señalen con el dedo, que nos pidan los papeles, que nos insulten, que nos vigilen con sus cámaras, por sólo el color de nuestra piel o nuestros rasgos que hablan de otros mundos? Vivo en Lavapiés, barrio dinámico y multicultural del que me siento orgullosa. Ya sé que el barrio ha cambiado, que "ya no es lo que era", pero todo cambia y el cambio que incorpora otras realidades que nos alejan de nuestro ombligo siempre es positivo. En nuestro barrio convivimos personas de muchos lugares. Algunos "autóctonos" todavía no se acostumbran, pero muchos se alegran de la diversidad que recorre nuestras calles.



Prueba de ello es que muchas personas nos indignamos cada vez que vemos a la policía deteniendo a un peatón cualquiera por sólo tener rasgos extranjeros. Pero no nos confundamos, no paran a todos los extranjeros, a los rubitos de ojos claros jamás les piden los papeles. No, la policía se ceba con los de piel negra, con los árabes y con los latinos de piel morena. Cada día acosan al inmigrante, a la salida del metro, en la Plaza Tirso de Molina o en la de Lavapiés. Incluso asedian algunos locutorios donde saben muy bien que la mayoría de los clientes son de otros países. Donde muchos acuden para hacer esa llamada que los mantiene conectados a sus seres queridos. La mujer que, con lágrimas en los ojos, llama a sus hijos que se encuentran lejos mientras ella cuida los hijos de otra mujer (española en el mayor de los casos). Donde el africano habla con su familia y por un breve momento se puede sentir reconfortado por el cariño de una voz familiar. Miles de historias que contar y muchas que callar para no preocupar a sus seres queridos.


En la calle, la policía ronda, incluso de paisano, escondiéndose en las esquinas y esperando a que pase un grupo de inmigrantes para "echarles el guante". Si alguien los interpela o intenta sacar una fotografía con su móvil, recibe órdenes de que se vaya, a riesgo de perder su móvil o cámara.

Muchas personas estamos hartas de lo que sucede en nuestro barrio. Ayer mismo hicieron una redada en Tirso de Molina, y más tarde en la Plaza de Lavapiés. Por fortuna parte de la juventud de este país apoya a la población inmigrante, y con abucheos increparon a la policía. Por defenderlos también fueron detenidos y apaleados. Ayer, en plena plaza y a la luz del día, unos veinte uniformados detuvieron a cinco inmigrantes y a un joven de la CNT, que tuvo que ser trasladado a otro lugar para recibir asistencia médica. Estos "guardianes del orden" suelen pedir la documentación con la arrogancia y prepotencia que los caracteriza. ¿Cuántas veces hemos oído lo de "negro de mierda"? Demasiadas...

No hace mucho, vi con mis propios ojos como dos policías salían de su coche y exigían los papeles a un chico africano que tuvo la mala suerte de pasar por su lado. Un policía joven le exigió la documentación con malos modos. El joven, sorprendido, le preguntó el porqué. Acto seguido el policía le dio dos bofetadas y lo metió a empujones en el coche. Y esto no es un caso aislado, lo horrible es que se está convirtiendo en algo demasiado frecuente. No podemos consentir que a nuestros vecinos los sigan maltratando de esta manera. Tenemos que luchar por denunciar estos abusos y hoy la respuesta a las redadas de ayer, fue una pequeña manifestación donde muchos vecinos y vecinas protestamos por los controles y el acoso al que se ven expuestas las personas que han venido de otros países. Porque no queremos que estas redadas discriminatorias interrumpan nuestra convivencia. Tenemos que seguir denunciando los abusos cuando los veamos porque como bien decía la pancarta desplegada por la CNT - ¿Quién vigila al vigilante?

3 comentarios:

  1. Al vigilante lo vigilan sólo las personas como Silvia, que tienen un verdadero sentido de la realidad y de la solidaridad.
    Gracias a esos inmigrantes me siento cuidada y servida, como si yo fuese alguien más importante que ellos. Me da un poco de vergüenza. Pero lo que resulta indignante es que encima se les incordie. No pago a la policía con mis impuestos para que los moleste, sino para que nos proteja, a ellos y a todos, de los que son más fuertes.
    Es una cuestión de justicia.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Viky, siempre estás ahí acompañándome en lo bueno y en lo malo. Un beso, Silvia.

    ResponderEliminar
  3. No fui a esta manifestación pero sin duda habrá que hacerlas de manera continuada porque la realidad es abrumadora. Angustia salir a la calle y encontrar esa violencia hacia nuestros vecinos que son gente trabajadora que no quiere problemas y que hace un gran esfuerzo para salir adelante. En Lavapiés los emigrantes han levantado el barrio que estaba envejecido y degradado. Hay que atajar esa política retrógrada de desconfianza y prepotencia con los recién llegados.

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario!