BIENVENIDA - WELCOME

Hola, bienvenid@ a mi blog. Aquí encontrarás algunos datos sobre mi trayectoria, mis libros, algunos poemas, crónicas, relatos, reseñas, entrevistas, fotografías, vídeos y también enlaces a mis páginas favoritas. Disfruta del recorrido y gracias por acompañarme.

Hello, welcome to my blog. Here you'll find some details about my books, some poems, short articles, short stories, reviews, interviews, photographs, videos and also links to my favourite pages. Enjoy the ride and thanks for sharing this space with me. (Please note that in the different pages I have stuff in Spanish and English. You can also check out the "Entries in English").

Silvia Cuevas-Morales

viernes, 27 de agosto de 2010

NIÑOS OLVIDADOS - FORGOTTEN CHILDREN (HARBIN)

Hoy recibí una grata sorpresa que comparto con ustedes, amigas y amigos que de vez en cuando me visitan y me acompañan con sus comentarios y sus mails. La sorpresa llegó envuelta en un sobre con sellos chinos... Me sorprendí al abrir el paquete y encontrar una antología en inglés, que incluye a 154 poetas de 80 países, editada por el Dr. Zhang Zhi, de Chongqing City, municipalidad de la República Popular China. En 1995 estuve en China, y recuerdo haber escrito un poema sobre un orfanato de niños y niñas, abandonados por sus progenitores, tras leer algo sobre un lugar de Harbin. Éste fue el resultado y hoy lo comparto con ustedes en su versión original y les incluyo una traducción del mismo. No sé cómo mi poema llegó a ser incluido en esta antología, pero gracias a internet nunca se puede saber hasta dónde llegan nuestros escritos...


Pintura de Mary P. Spellings

Forgotten Children

Smeared faces
little black hands of dirt
Watching quietly
a limed yellowish wall
Beating their heads
against the floor
as blood hardens on their wounds
No caring hand to heal
No one will tenderly kiss
the ominous facial mole
the little leporine lip

Sad caged doves
with a diet of musty bread
dreaming the morning-sun
shrouded inside dark cells
Keeping vigil on their nightmares
dozing in their urine
Forgotten little angels
minute naked bodies
with purulent wounds
Mongoloid babies
abandoned by the world

Their toys are the rats
that loiter in the dampness
of the dull coldness of tombs
of the hell in which they live

The mausoleum's windows
are also grimy and jailed in
Iron bars shortening lives
premature deaths lie
wrapped up by little gravediggers
A parcel of festering rags
serves as a shroud
and the innocent cadaver
continues to lie
forsaken underneath an old bed
One, two, three days...
Perhaps until someone rescues it
and places it somewhere safe to rest...


Niños olvidados

Caritas embadurnadas
manitos negras de suciedad
Mirando en silencio
una pared de cal amarillenta
Golpeando sus cabezas
en contra del suelo
mientras la sangre se endurece
en sus heridas
Ninguna mano la sanará
Nadie besará con ternura
el pequeño labio leporino
el fatídico lunar facial

Tristes palomas enjauladas
con su dieta de rancio pan
soñando con el sol mañanero
amortajados en oscuras celdas
Velando pesadillas
dormitando en su orina
Angelitos olvidados
cuerpecitos desnudos
con heridas purulentas
Bebés mongoloides
abandonados por el mundo

Sus juguetes son las ratas
que corretean en la humedad
del frío mortecino y sepulcral
del infierno en que viven

Las ventanas del mausoleo
están también sucias y encarceladas
Barrotes de hierro acortan la vida
Muertes prematuras yacen
envueltas por pequeños sepultureros
Un paquete de andrajos sucios
sirve de mortaja
y el cadáver inocente
continúa abandonado
debajo de un colchón viejo
Uno, dos , tres días...
Quizás hasta que alguien lo rescate
y lo traslade a un lugar seguro
donde descansar...


Portada del libro
Editado por The Earth Culture Press
Chongqing City - China
1ª Edición, abril, 2010

jueves, 19 de agosto de 2010

EN RECUERDO DE MAGDALENA GONZÁLEZ

Nos ha dejado una gran mujer, compañera argentina que se especializó en el tema de la prostitución y sus consecuencias psíquicas sobre las mujeres prostituidas.
“Hay personas que luchan un día
y son buenas,
Hay personas que luchan un año
y son mejores
Hay quienes luchan muchos años
y son muy buenos
Pero los hay que luchan toda la vida:
esos son los imprescindibles”.

Bertol Brech
 
Si quieres leer más sobre Magdalena te invito a leer un artículo en Kaos en La red:

miércoles, 18 de agosto de 2010

MENTIRAS PIADOSAS


Mentiras piadosas

Te mentí cuando te dije
que buscaba sexo sin complejos
cuando dije
“no te quiero”
Cuando cerré los ojos
para que no vieras
mis sentimientos
Cuando casualmente
recogí mi ropa
y aspiré tu perfume
para llevarlo muy dentro
Cuando dije no a las ataduras
y sin embargo
temblaba con tus besos
Cuando me despedí
aunque quería aferrarme
a tus labios
y acariciar tu lengua
soñando con el reencuentro
Te mentí cuando dije
que no era nada
que el sexo era sólo eso
Sexo
Te mentí
con descaro
con todos mis miedos
Te mentí
Te mentí cuando te dije
que quería sólo sexo


Del libro Poliamora. Cabo Rojo, Puerto Rico, Editora Educación Emergente, 2010.
* En breve presentaré este nuevo libro en Madrid, pero si quieres obtener una copia, ya está a la venta en la Librería de Mujeres de Madrid, Calle San Cristóbal, 17.

martes, 3 de agosto de 2010

A VECES SUCEDE...


A veces sucede...
que me canso,
me canso del hombre feo y gordo,
con un dedo en la nariz
que me mira insinuante
al creerse que lo miro por su belleza y
no porque sencillamente
tiene el dedo en la nariz.


Me harto de los viejos verdes
que acuden al Rastro, no para mirar el arte
sino para tocar traseros y frotarse contra el pecho
de jóvenes descuidadas.

Hay días en que al ver un cura le daría un puntapié
o lo haría bailar salsa con la monja
para que ambos olvidaran el hábito
de ir por el mundo con mentiras.


Y días que le arrancaría los ojos
a aquellos policías que vigilan
pero que no cuidan,
aquéllos que escudriñan con la mirada
al árabe, al negro, al sudaca, al gitano...
Aquéllos prepotentes impotentes
que sueñan con el Viagra.


Pero también a veces sucede que me entristezco
al no ver a mi "amigo" loco, él del metro
al ver al toxicómano, sentado en su lugar
con la jeringuilla en la mano y los ojos idos.

Y miro a las ecuatorianas,
con sus niños a cuestas y sus hermosas trenzas
corriendo de los uniformados que intentan confiscar
su único modo de supervivencia.


Y a cada rato tropiezo con una mano extendida,
un cuerpo tirado en medio de la acera...
y me avergüenzo de ser persona
y a veces sucede que me canso
de tener que oír esa palabra
¡EXTRANJERA!


Del libro Al filo de la memoria (1979-1999), Kira Edit, Madrid, 2001.
Si quieres leer más sobre este libro pincha aquí: Al filo de la memoria - At memory's edge