BIENVENIDA - WELCOME

Hola, bienvenid@ a mi blog. Aquí encontrarás algunos datos sobre mi trayectoria, mis libros, algunos poemas, crónicas, relatos, reseñas, entrevistas, fotografías, vídeos y también enlaces a mis páginas favoritas. Disfruta del recorrido y gracias por acompañarme.

Hello, welcome to my blog. Here you'll find some details about my books, some poems, short articles, short stories, reviews, interviews, photographs, videos and also links to my favourite pages. Enjoy the ride and thanks for sharing this space with me. (Please note that in the different pages I have stuff in Spanish and English. You can also check out the "Entries in English").

Silvia Cuevas-Morales

miércoles, 20 de marzo de 2013

AL VALIENTE PUEBLO DE IRAK


Hoy, 20 de marzo, se cumplen 10 años de la invasión de Irak, entre el jueves 20 de marzo y el jueves 1 de mayo de 2003, llevada a cabo por una coalición de países encabezada por los Estados Unidos, marcando el inicio de la Guerra de Irak.

Según el Presidente de los Estados Unidos, el asesino George W. Bush, las razones para la invasión eran "desarmar a Irak de armas de destrucción masiva" - Las cuales, nunca llegaron a encontrarse, ni su existencia quedar demostrada-, poner fin al (supuesto) apoyo brindado por Saddam Hussein al terrorismo, y lograr la "libertad" del pueblo iraquí... 
Comparto este poema que escribí en aquel entonces.



Al valiente pueblo de Irak



Pena, pena

por los niños que empuñan un arma

habiendo perdido su inocencia

Dolor, dolor

por las mujeres

que sostienen la mirada

de su hijo hambriento

Rabia, rabia

ante el águila yanqui

que prepara sus máquinas asesinas

que otra vez sembrarán el terror

La guerra del Golfo no les bastó

Vietnam, nada les enseñó

Hiroshima...

¿Acaso se les olvidó?

“Debemos combatir al tirano

debemos oponernos al dictador”

¿Y Franco?

¿Pinochet?

¿Videla?

¿Idi Amin?

¿Sharon?

El vocablo “libertad”

sus labios jamás cruzó

Pena, dolor, rabia

ante Bush, Aznar y Blair

otro cobarde y fiel servidor

El imperio otra vez amenaza

con manchar de sangre nuestra ilusión

Nuestro anhelo de una vida en paz

sin ánimo de destrucción.

Pena,

angustia

por un pueblo que se prepara para lo peor

Dolor dolor

por las víctimas inocentes

que en nombre de la “democracia”

ven como el imperialismo

otra vez nos conduce

a un reino de horror

Del libro Rodaré maldiciendo: poemas y arte callejero. Oviedo, Camblache, 2008.

4 comentarios:


  1. Cambian los tiempos.
    Cambian los nombres
    de víctimas y verdugos.
    Cambian los actores
    y los decorados...
    valles, montañas,
    desiertos y vergeles,
    todo arrasado,
    todos arrasados.

    Incluso puede que cambien
    los métodos viles, sucios,
    denigrantes...
    con los que se asesina,
    con los que se destruye a un pueblo
    y a sus pobladores.

    Pero no cambia el odio,
    la sed de sangre ajena,
    de corazón inocente,
    de mente cándida.

    No cambia
    el hambre atroz de carne y alma
    de seres humanos,
    iguales que el padre y la madre
    del verdugo,
    semejantes a los hijos y hermanos
    de los asesinos.

    Cuánta pena,
    cuantísimo dolor
    ocasionado por un puñado de dolares,
    de rublos, euros, yenes, pesos, pesetas,
    dirhams...monedas, metal.
    Vil metal
    que violenta, viola, mata...

    Nunca aprenderemos,
    siempre la misma Historia
    de horror y de horrorizados
    ante la impasibilidad
    de tantas y tantas miradas culpables,
    de demasiadas bocas calladas.

    El Hombre contra el Hombre.
    El lobo hombre
    devorando al hombre oveja.

    Hoy cristiano, mañana musulmán,
    al otro hebreo y después incluso al ateo.

    Raza maldita,
    maldita de un dios sin dios,
    de un dios que no existe,
    porque si existiera no habría perdón posible
    para quien tenido como todopoderoso
    esto permite,
    a esto asiste imperturbable ante tanto dolor.

    Dolor del Hombre,
    dolor mío,
    tuyo,
    de ese,
    de aquel,
    de todos.

    Dolor humano.



    Perdón, me extendí mucho. Este poecomentario que te dejo aquí también me lo guardo para ponerlo cualquier día por esos mundos.

    Saludos, Silvia.
    Fue un placer leerte.

    Tomás.

    ResponderEliminar
  2. Hola Tomás, gracias por tu aportación. Déjame un enlace a tu blog y así nos conocemos.
    Un abrazo,
    Silvia

    ResponderEliminar
  3. Pena, dolor, impotencia y rabia cuando pasan los años y nada cambia. Ayer vi una película, que retrata, una vez más, el salvajismo al que puede llegar el hombre cuando se le ofrece la excusa de la guerra; "Las Flores de la Guerra", la película más cara del cine chino que retrata la barbarie de los japoneses en la seguna guerra mundial. Tremendamente dura, pero necesaria para no olvidar. Un abrazo mi querida Silvia

    ResponderEliminar
  4. Gracias querida Rosa por asomarte por mi blog y dejar tu comentario. Y sí, parece que nunca aprenderemos pero a los señores de la guerra les interesa seguir haciendo negocio a costa de tanto sufrimiento.
    Un beso.

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario!